Entrevista a Mons. Celestino Aós, desde Roma.
noviembre 27, 2020
EDD. sábado 28 de noviembre de 2020
noviembre 28, 2020

Editorial Noviembre 2020

BOLETÍN 143 : Noviembre 2020.

EDITORIAL :

En la jerga popular se dice que existe un mes de los santos. ¿Será Junio o Julio? Sea cuando sea, lo interesante es que la gente así lo considera. Para nosotros también existe un mes de los santos, es el mes de Noviembre. Fíjense que comienza el mes celebrando a todos los santos, que la gente lo asocia a todos los difuntos. Pero, para nosotros que somos seguidores de Cristo como Francisco, el mes de Noviembre termina con una celebración muy importante, pero que ha pasado desapercibida. Me refiero al día 29 de Noviembre, ese día la Familia franciscana celebra a todos los santos de la Familia, que son innumerables. Santos que vivieron en el siglo XIII y santos que han vivido en este siglo. Los hay que son religiosos, otros son religiosas, laicos de toda clase social y en toda época. Los hay que han sido martirizados por su fe cristiana, incluso en este último tiempo que, según el decir del Papa Francisco, ha habido más mártires que en los primeros siglos.

Se dice que cuando un pueblo no celebra a sus héroes va perdiendo su rostro, su identidad. Si no celebramos, recordamos, a nuestros santos corremos el riesgo de perder nuestra identidad. Y muchas veces por esta razón muchos no se plantean el tema de su vocación a la santidad.

¿Por qué somos de la Familia Franciscana? ¿Por qué usted es de los Laicos capuchinos? ¿Por un sueldo? ¿por esnobismo? ¿Por qué? Simple y llanamente, porque usted sintió el llamado que el Señor le ha hecho de seguirlo, como lo hiciera Francisco de Así, en otras palabras, porque usted quiere ser santo. Sí, no se asuste. Mire que el Señor le ayuda con su gracia, mire que no está solo, sino habemos muchos que nos acompañamos en esta aventura de vivir el Evangelio como Francisco. Como diría nuestro Padre san Francisco, “comencemos, hermanos”.

Hermano Pastor Salvo.