Boletín Laicos Capuchinos Nº 139, julio 2019
agosto 7, 2019
Comentario al evangelio de hoy miércoles 07 de agosto de 2019.
agosto 7, 2019

Editorial : »Y ¿Quién es mi prójimo? (Lc. 10,29)


Como cristianos y miembros de ésta Iglesia que hoy se encuentra alicaída, debemos hacernos la misma pregunta que le hace a Jesús un legista: «Y ¿Quién es mi prójimo?

En los tiempos que vivimos con tantas preocupaciones y ocupaciones diarias, las redes sociales, muchas veces vamos por la vida sin detenernos a mirar a nuestro alrededor, de ver la creación, no somos capaces de ver al Hermano necesitado, al que se encuentra caído en el camino, al Hermano migrante que necesita la misericordia de alguien que le tienda una mano. Como en la parábola del buen samaritano, pasamos de largo, hacemos  la vista hacia otro lado, cambiamos de camino, para no atrasarnos en nuestra rutina diaria.

Prójimo no es el otro sino uno mismo y tenemos la misión cómo bautizados e hijos de Dios de ir al encuentro con el que sufre, con el que está pasando necesidades; así como el samaritano (que no es otro que Jesús) que sin importar religión, país ni color de piel, va en ayuda del que lo está pasando mal, del que necesita de una mano que lo ayude a levantarse y sanar sus heridas. Debemos nosotros también tender una mano al Hermano que no lo está pasando bien, qué quizás necesita más de un abrazo fraterno, de alguien que lo escuche, le dé una palabra sincera, hacerse cargo de su dolor, poner en práctica la voluntad del padre que quiere la misericordia más que los sacrificios.

El Samaritano sintió compasión, reconoció en ése hombre a un «Hermano»,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       reconozcamos también nosotros a ése Hermano. El Papa Francisco llama a ésta clase de personas: «los santos de la puerta de al lado» (Gaudete et Exsultate #7) Ellos son los buenos samaritanos actuales ésas personas sencillas que viven cotidianamente las realidades más profundas del mensaje evangélico con una naturalidad que pasa desapercibida a los ojos de los humanos, pero no a los ojos de Dios, porque sus acciones son la llave para entrar en la vida eterna. (Mt. 25, 31-46)

Amar al prójimo no es muy fácil, porque requiere donarse a los demás, y ése donarse cuesta; porque no a todos los tratamos o queremos de la misma manera. Por ello tenemos que lograr amar a todos por igual, sin ninguna distinción. Quererlos a todos sin preferir a nadie. Es difícil, pero no imposible. Comienza haciendo lo posible y te encontrarás haciendo lo imposible dice San Francisco.

Dios nos ha dado el ejemplo al vivir su propia doctrina: «no hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos» pero Él no la dio sólo por sus amigos sino también por sus enemigos y muchos Santos hicieron lo mismo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

Imitemos a Cristo en su vida de donación a los demás y vivamos con confianza su mandamiento: «Vete y haz tú lo mismo»

Señor, tú lo sabes todo: nuestra debilidad al amar a los demás, especialmente aquellos que están más cerca nuestro, porque si hay impaciencia, si hay juicios, si hay indiferencia, no hay verdadero amor.  Ayúdanos a crecer en la convicción de que Tú nos has creado para amar y servirte en ésta vida y que sólo superando nuestro egoísmo mediante la vivencia del amor, podremos gozar de Ti y alabarte eternamente en la otra vida.

Bueno hermanos cómo decía San Francisco: «Comencemos hermanos que hasta ahora poco y nada hemos hecho»

PAZ Y BIEN

Alicia Ríos